viernes, 14 de agosto de 2009

Esperando


Te espero. ¡aquí estoy! Acumulando besos para tu llegada, guardando el calor de mi piel.
Te espero, sumergida en los mas recorditos laberintos del pensamiento, creándote, disfrutándote.
Te espero, con el alma limpia y clara, para que tu hurges en mi interior y veas que te espera, limpia e inmaculada.
Te espero, para que, cual garra avives mi fuego interior, pues se que contigo comenzará y florecerá mi vida desde hoy.
Te espero para que a cada palabra mía, venga una respuesta tuya.
Te espero, ¡estoy aquí! Acumulando todo el amor para darte, y mi vida por completo subyugarte.
Te espero, pero no como una rastrera melancólica de amor, mas te espero con los deseos incontrolables que se espera al verdadero amor.

Te espero. Ven a mi, que el tiempo se hace eterno esperando que llegues tú

1 comentario:

Seda dijo...

¡Hermoso!
un poema con mucha fuerza.

un beso

y yo te espero por mi reino, alguno de estos días :)